El discreto encanto de Maria

Prefiero ser cenizas que polvo. - Jack London

Te perdí hace muchos años, cuando era pequeña y me mostrabas el mundo.

No sabía que lo hacías porque estabas dispuesto a irte,

a dejarte llevar por la oscuridad que grita tu nombre. 

Te he visto enfrentar lobos hambrientos con la misma mirada calma que me dice “te quiero”

Y busco un dios que me castigue cada vez que pienso en que la muerte es tu único antídoto

Cargaría tu féretro, te enterraría con todo ese veneno que se ha encerrado en mí.

Mordería mi lengua hasta que sea sangre por no decir “amén” en tus rezos

Te lloraría como se le llora a los buenos recuerdos y me sentaría a morir pensando que nunca fui feliz pero estuve contigo.

Muérdeme la oreja, mientras me susurras lo que te gusta, déjame morderte el pecho, márcame las piernas, seduce mi alma, conquista a este pobre corazón.

Hazme el amor en la cama, en la sala, en la cocina, en el patio, en tus ojos, en mis manos, en la calle, donde sea y como sea, pero ¡Hazlo!

– El deseo de un amante, Daniela Trejo (via unabuenaputajamasseminimiza)

Tengo miedo de haber huido toda mi vida y ahora no saber si podré escapar.